Inicio > Noticias > Atando cabos sueltos

Noticias

Atando cabos sueltos

En un futuro no muy lejano, la gestión de residuos se desarrollará hacia el manejo de los recursos. El reciclaje será más importante. El desarrollo empresarial puede orientarse hacia retos y opciones a largo plazo.

Más de la mitad de los sesenta metales empleados en todo el mundo, la tasa de reciclaje de los productos al final de su vida útil es inferior al 1%. El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente ha demostrado que, en particular metales raros se usan una sola vez.

Los metales como el estaño, el neodimio o disprosio se utilizan por sus propiedades especiales en productos modernos, como las pantallas planas y los imanes permanentes utilizados en aparatos eléctricos y turbinas eólicas. Debido a que estos productos son nuevos, la recuperación y el reciclado no se han establecido. Además, cuando el contenido de dichos metales en el producto final es marginal, los incentivos para establecer líneas de recolección y desmontaje son todavía bastante bajos.

Esta situación también se aplica a metales tales como cobre y metales preciosos como el oro y el platino, que son utilizados en mayor medida en productos eléctricos y electrónicos. Su tasa de reciclaje – aunque difieren significativamente entre las diferentes regiones – es algo más del 50% a nivel mundial.

En los países industriales, tecnologías de reciclado, tales como la fundición, que pueden separar varios metales parecen estar bien desarrolladas, mientras que la recolección de los productos al final de su vida útil sigue siendo insuficiente. Por el contrario, en países en desarrollo productos residuales, tales como los automóviles y computadoras al final de su vida son a menudo recogidos y desmantelados, mientras que los procesos de recuperación de los contenidos está a cargo de trabajadores poco cualificados, a veces niños, y se asocia a menudo con condiciones de trabajo pobres y pérdidas de los metales relativamente altas.

(...)

News Information