Inicio > Noticias > En Latinoamérica, cada habitante produce un kilo de basura diario

Noticias

En Latinoamérica, cada habitante produce un kilo de basura diario

Cada habitante de las ciudades latinoamericanas produce casi un kilo de basura por día. En America Latina y el Caribe, se generan a diario 436.000 toneladas de residuos sólidos urbanos (0,93 kilos per cápita), casi un 60% más que en 1995, cuando se arrojaban 275.000 toneladas (0,75 kilos por persona). El problema de los residuos y la contaminación ambiental es otro de los señalados por ONU Hábitat entre los más acuciantes que enfrentan las ciudades latinoamericanos, según su reciente informe 2012.La generación de basura varía entre el medio kilo por habitante diario de Bolivia y los 1,25 de Chile. A su vez, el nivel chileno es ampliamente superado en varios países del Caribe, donde el turismo produce un exceso de residuos. De seis grandes ciudades seleccionadas en el documento (Bogotá, Buenos Aires, Lima, México, Santiago y São Paulo), la capital mexicana aparece como la que menos basura doméstica produce per cápita, en contraste con la chilena. Santiago también es la que más residuos totales genera y Lima, la que menos. En cuanto a desechos sólidos eliminados, México figura a la cabeza y Bogotá, como la última. El DF es la ciudad con más porcentaje de residuos no recolectados o eliminados en forma incorrecta (23%), frente al 10% de São Paulo. Sin embargo, en esta megalópolis brasileña se encuentran los vertederos con más emisiones de metano, mientras que en Bogotá, los de menos.

“Si bien las ciudades han mejorado los servicios de recolección y disposición de basuras, extender el servicio a los barrios precarios sigue siendo un desafío”, opina ONU Hábitat. “Fuera del sector informal, las actividades de reciclaje, reutilización y aprovechamiento son incipientes y se está muy lejos de utilizar todo el potencial que ofrecen”, añade este organismo dirigido por el exalcalde de Barcelona Joan Clos. La región presenta una alta cobertura de recolección de desechos (el 93% de la población urbana dispone del servicio), aunque cada país es un mundo aparte. En Venezuela, Panamá y Argentina, casi todos los ciudadanos gozan de este servicio, mientras que en Paraguay, Honduras y Guatemala, menos del 80%.

La separación de residuos se encuentra poco desarrollada en Latinoamérica, según la agencia de Naciones Unidas. “Muy pocos países tienen plantas formales para la segregación y reciclado de los residuos. El reciclaje formal representa poco más del 2% de los residuos municipales. La actividad está estrechamente ligada a la informalidad y la inseguridad sanitaria, y está basada en el valor económico de materiales que ya tienen demanda en el mercado (papel, cartón, latas y vidrio)”, comenta el documento. Según la Organización Panamericana de la Salud (OPS), unos 400.000 habitantes de la región trabajan en el sector informal de los residuos, y en su gran mayoría, vive en la extrema pobreza. En algunos países, ONU Hábitat observa iniciativas de inclusión de este sector informal, como en Colombia, Brasil, Perú y de forma incipiente en Costa Rica y Nicaragua.

La basura generada por el 54% de la población urbana es depositada en rellenos sanitarios, que es la técnica más sostenible ambiental y sanitariamente, según el organismo. La que produce el 18% acaba en vertederos controlados, “una opción que, sin ser ideal, evita los botaderos clandestinos”. La desechada por un cuarto de la población va a parar a vertederos a cielo abierto, lo que deriva en enormes riesgos sanitarios e impactos ambientales. Ademas, en algunos países todavía se practica la combustión a cielo abierto, como El Salvador, México, República Dominicana, Honduras y Nicaragua. Colombia, Chile y El Salvador, país de contrastes, se destacan porque más del 70% de los residuos acaba en rellenos sanitarios. Los países con menos rellenos son Nicaragua, Uruguay y Honduras.

El documento se refiere a otros aspectos que hacen al cuidadado del medio ambiente, más allá de los residuos sólidos. En países como Panamá, Colombia y Venezuela se registra la mayor extracción de recursos hídricos para uso doméstico e industrial, en comparación con la utilización rural, mientras que en Uruguay, Nicaragua y Ecuador sucede todo lo contrario. “A la explotación excesiva del agua disponible, se suma la contaminación del recurso por vertimiento de aguas residuales, que reciben poco tratamiento”, alerta la ONU. 

(...)

News Information