Inicio > Noticias > La eficiencia energética es ‘el arma’ para impulsar la competitividad y el empleo en España

Noticias

La eficiencia energética es ‘el arma’ para impulsar la competitividad y el empleo en España

La Asociación de Empresas de servicios Energéticos ve la imposición de la Directiva de Eficiencia Energética de la Unión Europea como una “oportunidad única” para España

Se puede ver la Directiva de Eficiencia Energética completa en la Biblioteca de la COP-ENE

 La Unión Europea acaba de publicar la Directiva de Eficiencia Energética para impulsar la consecución del objetivo Triple 20 fijado en 2008. El texto apuesta por el desarrollo de los servicios energéticos para reducir tanto los consumos energéticos del sector de la industria y la edificación y como las emisiones de CO2.

 Pese a su voto en contra, España tendrá que transponer esta directiva a mediados de 2014, creando nuevas normas y regulación en materia de eficiencia energética. Según la Asociación de Empresas de servicios Energéticos (ANESE), se trata de una oportunidad única que permitirá crear 300.000 puestos de trabajo que podrían, además, favorecer el reciclaje de profesionales provenientes de sectores castigados como la construcción.

 A pesar de una coyuntura económica adversa, los servicios energéticos crecieron en España un 10% en 2011 y este año se prevé una cifra de crecimiento en torno al 7%. Según el presidente de la Asociación, Rafael Herrero, “se trata de un mercado que tiene capacidad para luchar contra la crisis y contribuir a la reducción de nuestra dependencia energética, que en 2012 costará a los españoles 60.000 millones de euros”. Para ANESE, es vital que el Estado español se comprometa con la eficiencia energética, no sólo por evitar las sanciones europeas sino por la necesidad de desarrollar un mercado con capacidad para luchar contra la crisis. “La eficiencia es el único camino posible para reducir el gasto de la dependencia energética”.

 Según la Directiva Europea, a partir de 2014 los estados miembros deberán comprometerse a renovar cada año el 3% de los edificios de la administración central. Además, se imponen las auditorías energéticas obligatorias a las grandes empresas y la promoción de tecnologías eficientes como al cogeneración y las redes de distritrito de frío y calor. La Directiva también mira por el usuario demandando una mayor información sobre sus consumos y facturación. Unas medidas que contribuirán a concienciar a los ciudadanos y empresarios sobre el valor de la eficiencia e impulsarán un mercado con un enorme potencial que no debemos desaprovechar.

  

(...)

News Information