Inicio > Noticias > Países de la región se plantean ser economías bajas en carbono

Noticias

Países de la región se plantean ser economías bajas en carbono

Las palabras de Hernán Carlino, expositor del Centro de Estudios del Clima, pusieron en agenda uno de los temas abordados ayer en el VI Foro Latinoamericano de Carbono.

Con una asistencia de 800 personas, este foro, inaugurado ayer en nuestro país, trata temas de cambio climático, mercados de carbono, mecanismos financieros para la mitigación de emisiones y la posibilidad de llevar un proceso paralelo a las negociaciones mundiales con respecto a un segundo período del Protocolo de Kioto, firmado en 1997.

Ese proceso paralelo consistiría en la toma de acciones para migrar hacia una economía baja en emisiones de carbono.

“Esto no es más que repensar cómo planear las inversiones a largo plazo para que incluyan, en sus cálculos de costos, el impacto que puedan tener sobre el cambio climático, o si el proyecto puede ayudar a reducir las emisiones”, explicó María Netto, especialista en Ambiente, del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

La idea es que los países establezcan medidas nacionales que incluyan reformas en cuanto a transporte, producción y consumo energético, eficiencia en agricultura y manejo forestal, entre otras.

Para ello, los Gobiernos deben establecer un marco regulatorio, así como políticas y mecanismos financieros que impulsen esa transición con ayuda del sector privado y la ciudadanía.

Crecer con menor impacto. Según dijo Carlino, a la región se le presentan dos problemas: cómo seguir creciendo para garantizar prosperidad y cómo atender el problema climático.

“Cualquier intento por resolver los problemas de crecimiento con altas tasas de carbono colapsará los pilares del crecimiento económico, que son energía, disponibilidad de agua y seguridad alimentaria”, destacó Carlino.

“Al mismo tiempo, es difícil pensar que pueda resolverse el problema climático con bajas tasas de crecimiento. El desempleo, la marginalidad y otros temas sociales indican que es necesario tener un crecimiento”, añadió.

Este dilema fue planteado por René Castro, ministro de Ambiente, en la inauguración del foro.

“El ecodesarrollo obligaría a un país como este a que, si dice ‘no’ a la extracción de petróleo u oro, diga entonces ‘sí’ a proyectos de hidroelectricidad, geotermia, biomasa y otras energías alternativas. Ahí tenemos dificultades, porque algunas comunidades tampoco quieren eso, pero tampoco dicen con qué riqueza se va a desarrollar un país que crece en tamaño y en aspiraciones. Aquí todo mundo quiere tener un iPhone y un Blackberry”, dijo Castro.

Aun así, Costa Rica es una de las naciones que ya caminan hacia la transición.

Para el 2012, Castro espera que los buses, taxis y gasolineras opten ya por utilizar combustibles alternativos.

Asimismo, en el sector agropecuario se trabaja en certificaciones de carbono-neutralidad para productos como café, piña, banano, leche y ganadería.

En el 2014, según Castro, se aspira a que el 95% de la energía que se consume en el país provenga de fuentes limpias.

Según Netto, otras naciones latinoamericanas que buscan un modelo de desarrollo más bajo en emisiones de carbono son Brasil, Chile y Colombia.

“El problema es hacerlo en el plazo de una generación. No se trata de discutir si es posible, sino cuán rápido podemos hacerlo”, reflexionó Carlino.

El Foro concluirá mañana con la participación de Christiana Figueres, de Naciones Unidas.

(...)

News Information